El hombre del tanque

 

Cuantas veces habremos visto esta foto y cuantas veces nos habrá evocado lo mismo.

widener-tank-man

La posibilidad de cambiar las cosas, el sueño de parar la injusticia, la épica lucha que todos nosotros podríamos afrontar contra los problemas, el héroe que todos soñamos ser alguna vez.

Un hombre que llega de hacer la compra y de un modo tan natural y desconcertante como el que posee aquel que ya está cansado de todo, se planta, mira fijamente a la columna de tanques y simplemente se detiene frente a ellos cortándoles el paso.

La imagen que vemos y la que casi todos identificamos de el llamado “hombre del tanque” corresponde al fotógrafo ingles Jeff Widener. Pero en realidad la misma, o similar, imagen fue tomada por otros dos fotógrafos mas y un videógrafo que se apostaban juntos en un balcón del gran hotel de Beijing junto a la hirviente plaza de Tiananmen el 5 de junio de 1989.

jfr

El pueblo chino, sobretodo la comunidad estudiantil, se había levantado un día antes en una protesta contra el régimen comunista.

Pidiendo democracia y libertad, tan solo recibieron una salvaje represión por parte del brazo armado del partido, cobrándose la vida de cientos de jóvenes idealistas.

La imagen simboliza la fuerza y la lucha que el individuo, el hombre normal, de a pie, es capaz con su seguridad y su dignidad maltratada por bandera, llegando a frenar la columna de blindados.

Una muestra sublime de la desobediencia civil promulgada por H. D. Thoureau en el siglo XIX y que posteriormente abrazarían como su mejor arma tanto Gandhi como Martin Luther King.

La imagen sobrecoge y emociona, pero lo hace mas aun si observamos el siguiente fotograma, capturado del video que se tomó desde la misma terraza donde se encontraban los fotógrafos Charlie Cole, Stuart Franklin y Widener.

tank-man-wide

El hombre solitario, o el rebelde desconocido como también se le llamó, ya no detiene a una columna de cuatro tanques, si no que a lo que se enfrenta, con una bolsa de la compra en la mano y la dignidad pisoteada durante generaciones, es ni mas ni menos que a todo un batallón, a todo el poder militar, a toda ideología, a todo el partido comunista y a todo puño de acero que golpe tras golpe fue aplastando cualquier intento de cambio y que por un momento se detuvo mirando a este hombre, aturdido y conteniendo la respiración.

 

El partido comunista, las poquísimas veces que mostró o habló de la imagen, lo hizo para alabar la “correcta” intervención militar que se llevó a cabo. Subrayando que la imagen muestra el cuidado de los soldados, que a pesar de la orden de avanzar, lo hicieron con tanta cautela y con tal sentimiento de fraternidad con el pueblo que no quisieron dañar ni a un solo hombre.

 

 

 

Mikel G. Otamendi

 

 

You may also like

Leave a comment